0800-DEFENDER (33-336-337)

Por primera vez dos mujeres trans acceden a un crédito de vivienda en la Ciudad

20 de Septiembre de 2018

Por primera vez dos mujeres trans acceden a un crédito de vivienda en la Ciudad

Habían quedado afuera del censo que el IVC realizó en el asentamiento Lamadrid y que tenía como fin brindarles una solución habitacional. El Ministerio Público de la Defensa logró que las incluyeran y, al día de hoy, ambas lograron escriturar.


A partir de la intervención del Ministerio Público de la Defensa, el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) incluyó a dos mujeres trans migrantes dentro de la operatoria de créditos prevista en el “Programa de Liberación de la Traza Bajo Autopista”. Reconociendo que ambas habían sido víctimas de discriminación indirecta basada en su identidad de género, finalmente se les garantizó el acceso a una vivienda digna y definitiva. Hoy, ambas, lograron escriturar y una de ellas ya consiguió mudarse a su nuevo hogar.

En el año 2015, Angie Ramos Teruel y Nicole Zambrano quedaron afuera de un censo que el IVC había realizado en el asentamiento Lamadrid, ubicado en La Boca, con el fin de planificar la relocalización de las y los habitantes de los barrios que integran la cuenca Matanza-Riachuelo. El sesgo discriminatorio hacia el colectivo LGTBIQ+ con el que había sido diseñado el censo, las invisibilizó como mujeres trans y las privó de la posibilidad de acceder a un crédito para obtener una casa por primera vez y hacer efectivo su derecho a la vivienda.

La ausencia de ambas personas en los registros restringió dos de los requisitos básicos que exige el IVC para acceder a políticas públicas de vivienda: que hayan sido censadas y vivir en forma permanente en el asentamiento desde el momento del censo al momento de la relocalización. A pesar del aviso de vecinos y vecinas que informaron a las autoridades correspondientes que Angie y Nicole estaban viviendo en el asentamiento desde hacía más de 5 años, pero que a raíz de sus horarios laborales nocturnos se encontraban descansando, los censistas omitieron su situación habitacional.

Para lograr que finalmente se las incorpore dentro de la operatoria de créditos, la Defensa Pública enmarcó el caso en los Principios de Yogyakarta,  documento que recoge estándares sobre la aplicación de la legislación internacional de derechos humanos en relación con la orientación sexual y la identidad de género. En este sentido, argumentó que “los requisitos exigidos por el IVC resultaban discriminatorios contra las personas trans, en razón del impacto diferenciado que las políticas públicas tienen en detrimento de los derechos de este colectivo”.

En efecto, la ausencia de una perspectiva de género en la planificación, abordaje y resolución de los programas referidos al saneamiento del Riachuelo, había implicado que las condiciones de elegibilidad fijadas por el organismo, que se presentaban en principio como neutrales, tuvieran un impacto altamente discriminatorio sobre las dos mujeres trans.

Finalmente, el IVC tomó el caso a partir de los argumentos desarrollados por el Ministerio Público de la Defensa y reconoció el derecho de las mujeres trans a obtener una solución habitacional definitiva.

Angie logró escriturar a fines de 2017 y mudarse a su nuevo hogar. En tanto, Nicole, dada la situación económica actual, pudo firmar la escritura de su casa recién este 18 de septiembre.

Cabe destacar que todo este proceso se dio en el marco de la Causa “Mendoza”, que se inició en 2008 cuando la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en un falló histórico, condenó al Estado Nacional, a la Provincia de Buenos Aires y a la Ciudad de Buenos Aires a mejorar la calidad de vida de los habitantes de la cuenca,  recomponer el ambiente en todos sus componentes (agua, aire y suelo) y prevenir los daños con suficiente y razonable grado de predicción. Para dar cumplimiento a estas disposiciones, es necesario relocalizar a las familias que viven a la vera del río o bien urbanizar los barrios en los que habitan.